“La periferia también existimos”

La vida trascurre despacito en La Trinitat, el día a día del barrio lo hacen abuelos y abuelas, con apenas servicios y equipamientos, y comercios reducidos. Un  barrio que no para de transformarse. Las viviendas fueron llenando los campos y las viñas, más tarde  tuvieron que ser derribadas cuando surgió el problema de la aluminosis y la carbonatosis y muy muy poco a poco empieza a reponerse de nuevo. Aún hemos podido ver los últimos bloques afectados, que pronto serán sustituidos por la última fase de construcción, al más puro estilo de “barrio dormitorio”

Durante la ruta que hacemos, se insiste en que no podemos perder nuestros símbolos de identidad, porque si perdemos el pasado, se pierde también el presente y el futuro. La Torre del Reloj, la Casa del Agua, el Castillo de Torre Baró, el Puente de los tres ojos,  las Casas de los Carteros… Joyas del barrio, como también “La Casa de la Bruja”, edificio de más de 100 años, que fue abandonado al estallar la Guerra Civil y está casi en ruinas desde la década de los 70. Es el único edificio de la calle Palau-solitá y el último testimonio del proyecto fallido que a principios de siglo preveía construir una urbanización residencial para clases medias y bajas en estos terrenos de la sierra de Roquetes, en el extremo nordeste de Collserola. Seguía la moda del momento de ‘ciudades-jardín’ rodeadas de naturaleza, pero fracasó porque los inversores prefirieron zonas mejor comunicadas, como la falda del Tibidabo. El Archivo Histórico de Roquetes reivindica su rehabilitación, para que aloje un equipamiento público para el barrio.

Y, por supuesto, la Casa de l’Aigua , antigua estación de bombeo, de estilo modernista. Recientemente se ha rehabilitado, con una inversión de 3,9 millones de euros, y el espacio será un equipamiento de ciudad de referencia que funcionará como centro de interpretación del agua y de educación ambiental.

Aunque las luchas de la Trinitat son luchas comunes en todos los barrios periféricos, este barrio ha tenido una peculiaridad.Mientras otros barrios se construían a partir de iniciativas privadas, aquí solo encontramos un edificio que no sea de iniciativa pública. Tres ministerios, bloques del patronato, obra sindical del hogar y bloques del instituto, en lugar de construcciones privadas. Se construye tapando Meridiana y las barracas entre el 53 y el 67.

Mención especial a la A.VV donde nació Nou Barris y su movimiento vecinal, ex centro de vida comunitaria La Ponderosa y también a la escuela Benjamí y a las  primeras luchas pidiendo semáforos.

Durante la ruta van cayendo anécdotas; los bloques con porteros policías que tomaban nota de con quién entrabas y cuánto tiempo; las andanzas del conocido  Billy el Niño persiguiendo a gente activa del barrio; el Padre Abelard, más comunista que cura…

Continuaremos, queda mucha Trinitat por conocer!!!!

unnamed

Anuncios